Introducción al Aikido

El Aikido (“El camino de la Energia y la Armonía”) es un Arte Marcial de origen japonés fundado por Morihei Ueshiba en la primera mitad del siglo XX a partir de sus altos conocimientos en otras disciplinas marciales: Hozoin-ryu Sojutsu (lanza), Jujutsu, Sable, Judo, Daito-Ryu AikiJutsu.

La promoción y difusión del Aikido tuvo lugar después de la Segunda Guerra Mundial hasta nuestros días, en donde el Aikido, con tintes universales, es conocido y practicado en los cinco continentes. Morihei Ueshiba, su creador, enseño a controlar al contrario mediante el aprovechamiento de su fuerza y desequilibrio. Para ello, en la mayoría de casos, se emplearán giros con el cuerpo, con la intención de absorber la fuerza del oponente y aumentar su desequilibrio en nuestro favor. En el Aikido la competición queda excluida, ya que se considera que la principal lucha es ante uno mismo, debido a que el principal enemigo reside en su propio interior.

Este bello Arte Marcial es apto para cualquier persona, independientemente de su edad, sexo o condición física.

Se trata de iniciarse en esta disciplina de una forma consciente, sintiendo las limitaciones propias de nuestro cuerpo, siendo las cuales las que nos ayudarán a ir creciendo como personas y también como buenos Aikidocas.